Imagen Detalle Noticia
DONACIANO DUJO (Presidente de ASAJA de Castilla y León)
22/01/2010
El menú navideño de ZP
Querido presidente del Gobierno: En estas fiestas navideñas, con el frío y la nieve cubriendo Castilla y León, quería compartir con usted lo que me preocupa, la situación de ruina que viven los agricultores y ganaderos de mi tierra, que es también la suya. Hace ya un tiempo que dejó de ser nuestro vecino para dedicarse a esa noble faceta de presidir el Gobierno de España. Me imagino que sus múltiples ocupaciones le hacen olvidar sus raíces, aquellos momentos que compartía tapeando por la zona del Húmedo, hablando con sus paisanos de los problemas de su provincia, León. Como también los presidentes del Gobierno son humanos, estos días supongo que tendrá usted tiempo para estar con su familia y amigos más íntimos. Lo más seguro que esté harto de esas comidas de trabajo en grandes hoteles o restaurantes con esas recetas de cocineros de diseño que salen en la guía Michelín. Así que tal vez agradezca que el menú de Navidad sea el de siempre, el tradicional de esta tierra. Puede que empiece con unos platos de cecina, de jamón, de buen queso, para pasar a un cuenco de legumbres, y después no puede faltar el lechazo o el cochinillo. Para acompañar hay bebidas donde elegir, blancos, tintos y espumosos, y por qué no un chupito de orujo para concluir: total, no tiene que conducir, y si debe salir, ahí está el chofer oficial. Total, que habrá comido estupendamente, y le vendrán a la memoria tantas comidas felices pasadas desde niño, con estos sabores que tan ligados están a nuestra tierra. Pues ya satisfecho, a lo mejor le cuenta a sus hijas que todos esos alimentos se producen en tu tierra, que es la nuestra, por agricultores y ganaderos, que somos nosotros, ganaderos que a lo mejor han tenido que comer un poco más tarde porque antes debieron ordeñar o cuidar sus granjas, porque los animales no se acuerdan de si es Navidad o cualquier otro día, y hay que atenderles cada día. Quizás no sabe, señor presidente, cuánto le ha costado la comida, como le pasó antaño con el café. Pues pregunte, porque casi seguro que ha salido por un ojo de la cara. Y hasta usted mismo se indignaría al saber que a sus paisanos no les han pagado apenas nada por ello, que cuesta más la luz, el gasóleo, los piensos o los fertilizantes, que lo que nos pagan por nuestros productos. Sí, señor Zapatero, cabréese, que nosotros también lo hacemos cada día. Para que comparta nuestra indignación le escribo, y también para pedirle que en el nuevo año considere a la agricultura y la ganadería, de una vez, una cuestión de Estado, que valore nuestro sector como estratégico para nuestro país. Para los políticos no existimos salvo en elecciones o para echarse en cara, unos a otros, que no hacen nada por el campo. Tenemos envidia sana cuando en temas como el financiero, las comunidades autónomas llegan a acuerdos, o cuando el Estado apoya sin fisuras a sectores como la construcción, la banca o los automóviles. Presidente, estamos en las últimas, y así lo ha entendido la sociedad, que nos ha apoyado en nuestras protestas. Dentro de unos días, en enero, usted va a ser el presidente de toda la Unión Europea, y eso es tener en sus manos nuestro futuro y el poder de determinar los mimbres que moverán la PAC en el periodo 2014-2020. Si no nos echa una mano, si no pelea hasta la extenuación para que las producciones de la agricultura continental, que es la nuestra, tengan el respaldo de las cuotas de producción y accedan a un mercado estable y rentable, no vamos a salir de ésta. Tiene que procurar que en el sector agrario exista un equilibrio entre lo que a nosotros nos pagan y lo que pagamos todos los consumidores. Seguro que ya ha dado una vuelta de tuerca a la distribución para que bajen los precios y de carambola la inflación; pues nosotros le pedimos lo mismo, señor presidente, dé una vuelta de tuerca a los intermediarios para que nos paguen un precio digno por lo nuestro. No es tanto esfuerzo, pero tiene que creérselo, ponerse en marcha para solucionar los problemas de sus paisanos. Hágalo por nosotros pero también por toda la sociedad y, egoístamente, por usted. Si esto no cambia, a su exquisito y tradicional menú de Navidad le quedan cuatro telediarios, porque por estas tierras ni habrá lechazo, ni cochinillo, ni jamón, ni queso, ni vino que llevarse a la boca.



VER MÁS ARTICULOS / LISTADO DE TODOS LOS ARTICULOS