Imagen Detalle Noticia
EDITORIAL PUBLICADO (La Vanguardia.com)
25/05/2011
Mujeres en el medio rural
HAY cierto consenso a propósito de que el siglo XX ha sido el de las mujeres. No se trata de que hayan alcanzado un estadio plenamente satisfactorio, sino de que han logrado progresos sustanciales; de que hoy nadie discute, al menos en términos teóricos, la pertinencia de la igualdad de oportunidades entre los seres humanos, con independencia del sexo al que pertenezcan. Las mujeres han asumido su puesto en la sociedad. Y ese puesto es muy distinto del que ocupaban pocos años atrás, cuando la posición femenina estaba claramente subordinada a la masculina. ¿Quiere eso decir que se ha alcanzado la equidad? No. Por desgracia, no puede decirse eso. Las carencias están a la vista. Un estudio del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, titulado Diagnóstico de la igualdad de género en el mundo rural, nos ofrece algunos datos dignos de atención. Nos referimos a un estudio que extiende un velo de sombra sobre los avances registrados en materia de igualdad de sexos, puesto que sus efectos, más visibles en el medio urbano, dejan mucho que desear en el rural. Siguen algunos ejemplos. En el plano teórico, conviene decir que una cuarta parte de los habitantes del medio rural cree que hombres y mujeres no pueden desempeñar las mismas funciones ni responder ante las mismas responsabilidades. Y, en el plano práctico, añadiremos que el 30% de la población rural cree que las mujeres deben sacrificar su faceta productiva en favor de la reproductiva, y conservar la tradicional atribución de roles. Esto tiene sus consecuencias. Por ejemplo, que el índice de inactividad femenina en el medio rural es del 38,4%, frente al 15,1% masculino. O que las mujeres dedican el triple de tiempo que los varones al trabajo doméstico. En suma, quizás proceda señalar que la inserción de las mujeres rurales en trabajos remunerados es del 49%, frente al 72% masculino. Las cifras del mundo rural pueden parecer llamativas, aunque inscritas en ese ámbito. Ello no significa que en la ciudad, no ya en la española, sino incluso en la europea, las cifras sean totalmente apropiadas. También aquí hay mucho que mejorar. Recientes estudios de la Unión Europea apuntan que un objetivo a cuatro años vista es que el porcentaje de mujeres en los consejos de administración alcance el 30% del total. Estamos todavía lejos, por tanto, de la paridad. Bastante lejos. En el medio rural o en el comunitario. Los progresos, en este orden de cosas, son lentos. Pero eso no justifica nuevas demoras. Por el contrario, debe animarnos a avanzar hacia un marco laboral en el que el sexo no sea un factor discriminatorio.



VER MÁS ARTICULOS / LISTADO DE TODOS LOS ARTICULOS