Imagen Detalle Noticia
09/05/2017
AMFAR anima a las mujeres rurales a romper la brecha digital a través de microcursos

A lo largo de todos estos años una de las principales actividades y objetivos de AMFAR es la de proporcionar a las mujeres el acceso a la formación para mejorar su capacitación profesional y también personal. Las mujeres, y esencialmente las mujeres rurales son uno de los colectivos que más padece la llamada “brecha digital”. Son uno de los sectores de la población en los que el uso de las llamadas tecnologías de la comunicación es limitado, no sólo por el tiempo disponible o la capacitación, lo que sumado a que el acceso a Internet es a menudo difícil, disminuye significativamente las posibilidades de capacitación y participación del mundo rural en la llamada sociedad de la información.

 

El uso de las tecnologías de información en los hogares españoles ha crecido en los últimos años y en este sentido desde AMFAR-Almería  creemos que no podemos dejar que un colectivo tan importante como el de las mujeres se quede atrás porque no disponen de los conocimientos informáticos mínimos para manejarse en la red. Los principales usuarios de internet son los jóvenes, en los que apenas existe esta diferencia de género, sin embargo al incrementar la edad desciende el uso de internet y la diferencia entre el uso de hombres y mujeres se incrementa, siendo lógicamente los del grupo de edad de 65 a 74 años los que menos uso hacen Internet, y teniendo en cuenta las características de la población del medio rural, principalmente habitado por personas mayores creemos que tenemos por delante el reto de evitar que se queden mucho más separados de este nuevo “mundo digital” que cada vez está más presente incluso en actividades cotidianas como  en las relaciones con las administraciones. A esto por supuesto tenemos que sumar las limitaciones en el acceso a la red, que también desde AMFAR estamos reivindicando en los últimos tiempos ya que el medio rural aún ofrece serias limitaciones al acceso a la tecnología móvil o a la conexión a Internet con lo cual se está dejando de lado a  un número muy importante de habitantes, según los datos del último estudio de Eutelsat, más de 1.420.000 hogares españoles se encuentran en situación de exclusión digital, situación sobre todo en núcleos menos poblados de acceder a servicios administrativos y a todas las posibilidades que en la actualidad nos ofrece la tecnología.

 

Pero más allá de los problemas de infraestructuras, que los hay y es un asunto sobre que el que las asociaciones que trabajamos por el medio rural seguiremos haciendo hincapié, vamos a trabajar en formar a aquellos nuevos usuarios o aquellos que por cuestiones de edad, profesión o de cualquier otra índole han permanecido alejados de las nuevas tecnologías y los nuevos modelos de comunicación que han aparecido con rapidez en los últimos años.

 

Este es uno de los motivos que nos ha llevado a poner en marcha una plataforma de formación online (www.masterf2formacion.com) dirigida a nuestras asociadas, poder reducir el impacto que la rápida aparición de las nuevas tecnologías han tenido tanto en nuestra vida profesional como en nuestra vida personal, así como para poder hacerse con el manejo de internet, lo cual es también un reto para muchas mujeres del ámbito rural.

 

La edad media de las mujeres rurales, su actividad diaria y el lugar de residencia han sido y son condicionantes en el acceso a la formación por eso el objetivo en una primera fase es iniciar a las mujeres en el aprendizaje digital que además y gracias a la flexibilidad que ofrece la formación online facilita una tarea tan cotidiana como complicada como es la conciliación.

 

 Existe todo un universo desconocido para muchas de ellas y palabras como Facebook, Instagram o Youtube son ajenas a ellas, y por lo tanto también a las posibilidades que ofrecen desde el punto de vista del empleo, para ello hemos creado un primer grupo de lo que hemos llamado “microcursos”, que tienen una duración de 5 horas, de contenido eminentemente audiovisual por lo cual es más sencillo adquirir los conocimientos básicos sobre diferentes materias, que puede que a algunos le parezcan ya superadas pero sin embargo entre el colectivo rural aún requieren implantación. Además permite a las usuarias familiarizarse con el funcionamiento de las plataformas online de formación para con posterioridad poder continuar con un tipo de formación eminentemente online, ya que es fundamental adquirir el hábito y el manejo de estas herramientas, que por otro lado cada vez están más presentes para mejorar la formación e incluso el acceso a formación reglada, universitaria, de postrado etc.

 

Emprender en Google, Facebook como herramienta de venta, Iniciación al Marketing digital e  Iniciación a las redes sociales son los cuatro primeros cursos que ya están disponibles para estas mujeres, y que esperamos poder seguir incrementando y ampliando, buscando como siempre atender las necesidades de la mujer rural y contribuyendo a mejorar mediante la formación su calidad de vida y su visibilización ante el resto de la población ya que la población del medio rural, y en especial las mujeres necesita tener su puesto y su propia voz en la Sociedad de la Información reduciendo las diferencias y proporcionando nuevas oportunidades a estos territorios que necesitan urgentemente un relevo generacional y evitar la despoblación y para ello la tecnología puede ser un revulsivo.

Artículo de opinión de Adoración Blanque, presidenta de AMFAR Almería.




VER MÁS NOTICIAS / LISTADO DE TODAS LAS NOTICIAS