Imagen Detalle Noticia
20/01/2010
El PP pide que las empleadas con hijos cuesten menos a su empresa
Carmen Morodo. LA RAZÓN. El PP registrará en los próximos días su anunciado plan de apoyo a la maternidad. Éste fue uno de los asuntos que se abordó ayer en la reunión que la portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, mantuvo con su equipo económico parlamentario, según ha podido contrastar LA RAZÓN entre los asistentes. La propuesta no será declarativa, sino que incluirá un paquete de medidas concretas en materia fiscal, laboral y de cotización a la seguridad social. Algunas tan novedosas e impactantes como que la empresas con trabajadoras con hijos entre 0 y 6 años reduzcan en un 50 por ciento la cuota a la Seguridad Social; y con hijos entre 6 y 12 años, en un 25 por ciento. Una medida de «discriminación positiva» tan ventajosa que anule las consecuencias del absentismo por baja o incluso por un segundo embarazo. El modelo es una especie de ley estructural que tiene como filosofía provocar un cambio en la sociedad española a medio y largo plazo, de tal manera que las empresas acaben viendo como un beneficio tener como empleadas a mujeres que piensen tener hijos o que ya los tengan. Es decir, que cuando un empresario pregunte a una mujer si tiene pareja, o si piensa quedarse embarazada, espere una contestación positiva. «Hay que conseguir que tener hijos sea un incentivo en la vida laboral de una mujer», sostienen las fuentes consultadas. El PP advierte, con los pies en el suelo, que su plan de apoyo a la maternidad no es algo que se pueda implantar de un día para otro, y menos en un contexto de crisis. De hecho, ya cuenta con que el PSOE saldrá a cuestionarlo con argumentos como el de que no es viable ponerlo en marcha por su coste. La réplica es que es un compromiso político y electoral y un necesario objetivo social. «En cuanto podamos, utilizaremos los recursos a nuestro alcance para cumplirlo», explican. En paralelo a esta iniciativa, aunque menos avanzada porque depende de los trabajos de una subcomisión del Senado, el PP prepara una ley general de adopciones. Está estudiando otras normativas como la americana. Su pretensión es buscar la vía jurídica para que esa ley ampare el inicio del procedimiento de adopción durante el embarazo. Este delicado asunto ha generado debate entre el sector más conservador en el rechazo al aborto y la sensibilidad más «centrista». Han pesado también las dificultades técnicas. Valencia ha sido pionera en la protección de los derechos del embrión.



VER MÁS NOTICIAS / LISTADO DE TODAS LAS NOTICIAS