Imagen Detalle Noticia
Así lo indica un informe sobre materniadad elaborado por Save the Children.
04/05/2010
Noruega y Australia los mejores países para ser madre, el peor Afganistán
EFE. Noruega y Australia son los mejores países para ser madre, según el informe sobre maternidad "Estado Mundial de las Madres" de Save the Children, en el que se analizan los mejores y peores lugares para tener bebés en el mundo. Por el contrario, las madres afganas son las que llevan la peor parte, ya que Afganistán se situó al final de una lista de 160 países que incluye a 43 desarrollados y 117 en vía de desarrollo. En el caso de América Latina, Bolivia aparece destacado como uno de los lugares que mayores mejoras ha registrado, por la incorporación de trabajadores sanitarios en las comunidades. El director asociado de la organización para América Latina, Chris Behr, señaló que en Bolivia están "viendo señales de éxito" y destacó que desde el año 1990 han bajado los índices de mortalidad maternal un 59 por ciento, lo que "es muy buen logro". Pero "todavía es necesario capacitar a más personas y alcanzar más resultados", indicó Behr a Efe. Honduras, que consiguió reducir la mortalidad materna entre 1990 y 1997 en un 41 por ciento, es otro de los ejemplos que señala el informe con el plan que puso en marcha el Gobierno a mediados de los ochenta para dar cuidado prenatal a las madres y formar matronas. El "Índice de las Madres" forma parte del informe anual sobre el Estado Mundial de las Madres, que estudia las diferentes formas en las que las mujeres que trabajan en primera línea de la atención sanitaria están ayudando a salvar las vidas de las madres, los bebés y los recién nacidos en el mundo. Para realizarlo Save the Children analiza los indicadores de la salud y el bienestar de las mujeres y los niños del mundo, con factores como acceso a la educación, oportunidades económicas y a cuidados materno infantiles para sobrevivir y salir adelante. A la cabeza se sitúan países como Noruega, Australia, Islandia, Suecia, Dinamarca, Nueva Zelanda, Finlandia, Holanda, Bélgica y Alemania, donde según estos baremos las madres gozan de unas condiciones óptimas y una atención sanitaria adecuada. Mientras que en el lado opuesto se sitúan países como Afganistán, que aparece como el peor país para ser madre, seguido de Níger, Chad, Guinea-Bissau, Yemen, República Democrática del Congo, Malí, Sudán, Eritrea y Guinea Ecuatorial. La vicepresidenta de la Campaña de Supervivencia Infantil de Save the Children, Mary Beth Powers, señaló que la escasez de matronas con formación y las dificultades para acceder a métodos anticonceptivos en los países en desarrollo pone en peligro a madres y niños. "Las mujeres en los países que aparecen al final de la lista se enfrentan, no sólo a más embarazos, sino también a situaciones más peligrosas durante los partos, lo cual tiene como resultado un mayor índice de mortalidad materno-infantil", indicó en un comunicado. Por países, en Afganistán y Chad menos del 15 por ciento de los partos son atendidos por personal sanitario formado, mientras que en Noruega hay personal sanitario con formación presente prácticamente en todos los nacimientos. En Níger, una de cada siete mujeres pierde la vida durante el embarazo o el parto. Casi en el mismo porcentaje se sitúan Afganistán y Sierra Leona, donde el riesgo es de uno de cada ocho mientras que en Irlanda es menor de 1 de cada 47.600. Pero el drama es aún mayor en países como Angola, Chad, República Democrática del Congo o Somalia, donde uno de cada cinco niños no llega a cumplir los cinco años, un porcentaje todavía mayor en Afganistán donde uno de cada cuatro niños no sobrevive esa edad. En Finlandia, Islandia, Luxemburgo y Suecia tan sólo uno de cada 333 pierde la vida antes de los 5 años. En cuanto a la situación de las mujeres, en países como Angola, Afganistán, Chad, Djibouti, Eritrea y Guinea-Bissau reciben una media menos de cinco años de educación formal. Nada que ver con la situación en Australia y Nueva Zelanda, donde una mujer estudia de media durante más de 20 años. En Afganistán, Jordania, Líbano, Libia, Marruecos, Pakistán, Omán, Siria y Yemen, las mujeres ganan 25 céntimos o menos por cada dólar que recibe un hombre. Una situación que se agrava en Arabia Saudí y Palestina, donde ganan tan sólo 16 y 12 céntimos respectivamente por cada dólar que obtiene un hombre. La ONG urgió a los Gobiernos a cumplir sus compromisos con los Objetivos de Desarrollo del Milenio para aumentar la acción de trabajadores sanitarios y evitar que los niños menores de 5 años mueran por enfermedades y causas que pueden curarse o prevenirse. "Todo está conectado en este mundo, cuando tenemos presupuesto hay que pensar que lo que ocurre en un país tiene efecto en otros", señaló Behr, por eso aseguró que para lograr el cambio y mejorar la vida de estos niños hay que hacer un "esfuerzo combinado".



VER MÁS NOTICIAS / LISTADO DE TODAS LAS NOTICIAS