OPINIÓN AMFAR
Imagen Colaborador
Urge acabar con la brecha tecnológica que aguarda a nuestras niñas
23/04/2021 ADORACIóN BLANQUE (Presidenta de AMFAR Almería)

Hoy se celebra el Día Internacional de las Niñas en las TIC, una iniciativa impulsada  desde el año 2010, por la Unión Internacional de las Telecomunicaciones dependiente de  Naciones Unidas.

También en el sector tecnológico las mujeres y las niñas se ven sujetas a situaciones de desigualdad, que hace que algunos hablen incluso de la “brecha tecnológica” que separa a las mujeres y a los hombres en lo que a su participación en el sector tecnológico se refiere.

Hoy la atención la centran las niñas y en las posibilidades que tienen a su alcance en el uso, manejo o participación en un sector que ofrece grandes posibilidades laborales y que está trayendo cambios a nuestra forma de relacionarnos, de vender, de comprar y en definitiva de vivir.

En esta carrera no podemos permitir que nuestras niñas, y especialmente aquellas que viven en zonas rurales, se queden atrás, porque si algo trae la tecnología es la flexibilidad y la posibilidad de trabajar desde cualquier lugar del mundo, un mundo que avanza a diferentes velocidades. En AMFAR, como asociación que representa a las mujeres del medio rural siempre hemos reivindicado infraestructuras para que nuestros pueblos no mueran y para darles a nuestros negocios rurales una nueva oportunidad, y por eso las nuevas generaciones deben estar formadas para afrontar este salto tecnológico.

Debemos allanar el camino para que nuestras hijas apuesten por quedarse en nuestros pueblos y tengan acceso a la formación y al uso de las TICs. Sólo falta el empujón necesario para que sean las niñas las futuras generadoras de plataformas, y de contenidos que no sean diseñados y dominados sólo por los hombres, y es que la ciencia y la tecnología no deben seguir siendo “cosa de hombres”.

Hace unos días leía algunos datos, apenas el 13% de las mujeres estudian carreras tecnológicas en España, y el sesgo existe y se manifiesta desde muy pequeños, dando la apariencia de normalidad a una situación que no lo es y que no puede seguir siendo así.

No es menos cierto que el ámbito tecnológico se dan ciertos modelos o roles que no hacen sino perpetuar una situación de desigualdad que genera una grieta adicional a la que ya separa a hombres y mujeres por la que tanto estamos trabajando.

Así, en sectores tan “adelantados” como son las TICs resulta las mujeres desde que son niñas están prácticamente ausentes, mucho más que en sectores como puede ser la agricultura y la ganadería, bastante masculinizados de por sí.

De ahí la importancia de reivindicar días como éste, en el que podamos tomar conciencia y trabajar por mejorar el futuro de nuestras niñas, ya que haremos una sociedad mejor, más avanzada y más real que la que actualmente tenemos.

LEER MÁS
Imagen Colaborador
En la vida no cuentan los pasos que has dado, sino las huellas que has dejado...
11/06/2018 ADORACIóN BLANQUE (Presidenta de AMFAR Almería)

Hace unas semanas nos vimos en la terrible obligación de despedir a una persona que durante 17 años tuvo el gran honor de ser Presidente de ASAJA en la provincia de Almería; y digo honor porque para él lo era.

Siendo un “pipiolo” (como algunos lo clasificarían allá por el año 2001), asumió la Presidencia de ASAJA con mucha ilusión, muchas ganas de trabajar y poca experiencia en esto de pilotar una entidad como era ASAJA. Enseguida construyó un proyecto arriesgado, atrevido pero muy ilusionante, con dos objetivos muy claros; por una lado, llevar la voz de los agricultores de Almería a todos los estamentos donde se tomaban las decisiones para proporcionarles una mejor calidad de vida, y por otro, que los socios de ASAJA se sintieran orgullosos de pertenecer a esta Asociación.

Él decía que su proyecto culminaba en 3 años… Pero yo creo que hace años que cumplió sus objetivos, y con creces.
Como todo buen LÍDER supo rodearse de los mejores, tuvo un Comité Ejecutivo responsable, confiado, entregado y leal, contó con su apoyo desde el primer día y hasta el último, consiguió el mejor equipo técnico que cualquier organización podía tener, y lo más fundamental, los agricultores más profesionales que tiene Almería (no se podía pedir más). Todo lo consiguió él, con su trabajo, abnegación y buen hacer. Poco a poco fue construyendo una Organización de la que hoy todos sus eslabones (socios, trabajadores y Comité Ejecutivo) se sienten profundamente orgullosos.

Pero por encima de este LÍDER, estaba la persona, arriesgó todo lo que se puede arriesgar a nivel personal para dedicarlo a su pasión, le salió bien, la vida le recompensó, a nivel personal y profesional, porque daba todo lo que tenía; y digo bien, TODO. Él solía decir que si tenías algo y no podías compartirlo con tus amigos era igual que no tenerlo.

Hombre comprometido y leal supo llevar el timón de ASAJA con orgullo y responsabilidad, antepuso los intereses de la agricultura de Almería a los particulares, tomaba decisiones que a él personalmente le perjudicaban, pero como solía decir: “a los agricultores les favorece, por tanto tenemos que hacerlo”.

Nos ha dejado un gran legado y no se me ocurre ninguna otra manera de recompensarle que no sea seguir trabajando, por lo que él hizo y por lo que quedaba por hacer, su gran reto: conseguir un justo sistema de comercialización que permita al agricultor obtener un precio digno por el producto. No es fácil, pero tampoco imposible, sólo tenemos que creérnoslo y hacerlo. El agricultor decide qué vende y cómo lo vende, las cooperativas son los agricultores, y el día que el agricultor se convenza de esto tendremos hecho el 80% del camino, y la comercialización se verá abocada al cambio de sistema.

Paco Vargas nos dejó un gran vacío, pero a la vez una gran enseñanza, posiblemente si leyera este artículo no nos dejaría publicarlo, hombre igual de tímido que sensato, se pondría colorado y nos diría “dejaros de tonterías y vamos a trabajar”… pues eso…

Un placer haber compartido contigo tantas enseñanzas y tantos buenos y no tan buenos ratos, y para estos últimos, una copa de vino (de Almería).

Seguimos trabajando en su memoria y por su legado.Hasta siempre Presi.

No me gustaría acabar sin dejar de agradecer las muestras de cariño y afecto recibidas de sus amigos, trabajadores, representantes del sector agrario y empresarial, instituciones, medios de comunicación y compañeros de “viaje”, no quiero dejarme a nadie aunque sois muchos; mil gracias a todos.

Y especialmente a aquellos que cuidaron de él de una forma tan profesional y con un valor humano tan grande que hicieron que formaran parte de sus amistades, en general a todos y en especial, a las Doctoras Maria del Mar Rico y Elisabeth Vidaña y al Doctor Orlando Fuentes; y particularmente al equipo médico y auxiliares del HM CIOCC que le demostraron que además de ser unos brillantes profesionales cuentan con una calidad humana insuperable, mención especial merece el Doctor Enrique Sanz Garcia, magnifico profesional y mejor persona.


GRACIAS

LEER MÁS
Imagen Colaborador
El 8 de marzo no es un día cualquiera
08/03/2016 ADORACIóN BLANQUE (Presidenta de AMFAR Almería)
Hoy, como cada 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la mujer para recordarnos a todos una reivindicación histórica aún no superada en relación a la igualdad de derechos y oportunidades. Unos centran el origen de esta celebración en las huelgas que en 1911 se llevaron a cabo en las fábricas de textil en Estados Unidos, incluso hubo muertes tras el incendio quizás intencionado de una fábrica ante la sublevación de las mujeres para pedir mejoras salariales, abolición de la explotación infantil y conciliación familiar. Otros centran el origen de este día en la sublevación de las mujeres en Rusia para abolir la guerra que estaban padeciendo a principios de siglo y que estaba desmembrando a las familias rusas. En cualquier caso la mujer siempre ha estado presente en los grandes cambios de la sociedad, pero a pesar de ello aún sigue existiendo una desigualdad que lejos de ser corregida se agranda cada día más. En 1952 la asamblea de las Naciones Unidas acordó que el día 8 de marzo se celebrase el Día Internacional de la Mujer, una onomástica que pone de manifiesto la necesidad de reflexionar sobre el papel de la mujer en nuestra sociedad y ponerlo en contraste con un entorno que está pensado para el hombre y no para nosotras. Hoy quiero hacer especial hincapié en las barreras y dificultades que genera el entorno. Cuando una mujer accede a un puesto de trabajo se le exige el mismo horario y el doble de méritos que a un hombre, y cuando queremos conciliar con nuestra familia te encuentras con situaciones laborales que te lo impiden, no sólo a las mujeres, sino también a los hombres que quieren compartir con su pareja la conciliación familiar. Esta circunstancia hace prácticamente imposible compartir a pleno rendimiento sin renunciar a nada, vida familiar, trabajo, puestos de responsabilidad… Aún así mujeres valientes, y tenaces como la activista pakistaní Malala Yousafzai, la científica Maria Curie, la política Indira Gandhi, o mirando hacia nuestra tierra, Carmen de Burgos, han conseguido grandes logros que han hecho cambiar el curso de la historia y han supuesto una guía y ejemplo para muchas otras mujeres en la defensa de sus derechos y en la reivindicación del principio de igualdad de capacidades y de oportunidades. Porque en este camino que se empezó hace más de un sigo todavía quedan muchas barreras por superar, barreras mucho más complejas si eres una mujer del ámbito rural. En este sentido uno de los objetivos es AMFAR es impulsar la igualdad de oportunidades de las mujeres rurales proporcionándoles las herramientas para poder promover una independencia y una autosuficiencia necesaria e imprescindible. Pero además, AMFAR tiene un marcado carácter solidario, apoyando causas que redunden en un beneficio común. Por todos es conocido que el cuidado de la familia y de los enfermos recae en su mayor parte en nosotras, y por ello las mujeres queremos impulsar la investigación para erradicar enfermedades que están desmembrando a las familias, entre ellas el cáncer, 1 de cada 3 personas desarrollará esta enfermedad a lo largo de su vida, las cifras son lo suficientemente importantes como para apoyar cualquier investigación que nos permita combatir esta enfermedad. Y por último, no quisiera dejar de lado una herramienta clave en todo este cambio y en todo este camino que nos queda por recorrer, y es el de contar con la formación necesaria. El poder acceder a la formación facilita la tarea de la incorporación de la mujer al mercado laboral, y también contribuye a mejorar aspectos como la red de contactos, y las relaciones sociales, la visibilidad y la propia autoestima, tarea mucho más ardua si hablamos del medio rural. Por ello es también nuestro objetivo promover las condiciones que le faciliten esta incorporación y en este sentido AMFAR lleva a cabo una importante actividad formativa durante todo el año, buscando mejorar la cualificación de la mujer y contribuyendo a proporcionar a este colectivo mayores oportunidades.
LEER MÁS
Imagen Colaborador
Planes de Igualdad: más que una oportunidad, una necesidad
14/04/2015 ADORACIóN BLANQUE (Presidenta de AMFAR Almería)
No voy a cuestionar la creación y puesta en marcha de los diferentes Planes de Igualdad de oportunidades que en los últimos tiempos parecen estar surgiendo como setas tras la lluvia. Considero que suponen una herramienta de trabajo muy importante que lleva detrás horas de debate, estudio, propuestas y que nacen con un objetivo noble. Sin embargo me gustaría que estos Planes, en los que desde AMFAR-Almería estamos colaborando allá donde se nos requiere, fueran más allá y no quedaran en un documento plagado de buenas intenciones. Entiéndanme bien, lo que quiero expresar es que suponen un paso muy importante para conseguir esa “igualdad efectiva” que desde los colectivos relacionados con la mujer y sus necesidades venimos reclamando, pero deben ir acompañados de medidas concretas, presupuestos suficientes, y atención y seguimiento durante todo el año. No me gustaría que fuesen un mero instrumento para hacerse una foto y que después sus objetivos quedasen diluidos. La igualdad es algo más que buscar la llamada paridad, es luchar contra todos aquellos factores extrínsecos e intrínsecos que impiden a la mujer contar con las mismas oportunidades de desarrollarse personal y profesionalmente; es buscar y promover la participación, la motivación y la buena formación. Además hay una presencia deficiente de estos planes en las zonas rurales, por lo cual la famosa “brecha” que desde AMFAR venimos denunciando que padecen las mujeres rurales sigue haciéndose cada vez más y más grande. Por ello considero muy necesario abrir todos estos programas de igualdad a todos los ámbitos, también la medio rural, a hombres y mujeres, de todas las edades para ser educados en cuestiones como la corresponsabilidad familiar, en el hogar y con la familia, permitiendo a ambos además desarrollar sus intereses personales. También me pregunto ¿no debería promoverse con mayor ahínco desde el colegio que los niños y niñas aprendieran a colaborar y participar en las tareas del hogar? Educar en igualdad es algo más que enseñar a decir “los” y “las” en cada frase.¿Por qué no fomentar a las empresas pequeñas y a las empresas familiares que son las que tienen mayores dificultades la implantación de medidas de conciliación destinadas a mujeres y a hombres? ¿Por qué no empezar en el ámbito rural? No creo que esta cuestión, complicada por otro lado, se pueda llevar a cabo sólo con una Ley, o con un Plan, es fundamental una reforma profunda y ambiciosa de nuestro sistema cultural y educativo que nos integre a todos, para cambiar las bases, para no repetir los errores del pasado, dotando a todas las medidas destinadas a este fin de los medios económicos y humanos necesarios. Todo este cambio no es cosa de un día, pero si seguimos posponiéndolo seguiremos años y años hablando de los mismos problemas y situaciones discriminatorias para las mujeres.
LEER MÁS
Imagen Colaborador
AMFAR apuesta por una mujer participativa en el sector agroalimentario
10/03/2014 ADORACIóN BLANQUE (Presidenta de AMFAR Almería)
Este sábado día 8 celebramos el Día Internacional de la Mujer Trabajadora que viene con el lema “Igualdad para las mujeres: progreso para todos” apelando a los beneficios que tiene para las empresas y la sociedad una mayor participación de las mujeres. En palabras del Secretario General de la ONU “las empresas que cuentan con más líderes mujeres logran mejores rendimientos”. En el caso del sector agroalimentario, las mujeres desempeñan un trabajo importantísimo, ya sea en las explotaciones de forma habitual o esporádica como un apoyo fundamental para sacarlas adelante, pero también en su industria, donde trabajan miles de mujeres. En Europa alrededor del 42% de los 26,7 millones de personas que trabajan regularmente en la agricultura son mujeres, mientras que España las mujeres suponen el 30% del total de los trabajadores del campo. Pero quisiera ir más allá, hacia su participación activa dentro del sector agroalimentario. AMFAR como asociación representativa del colectivo de mujeres rurales anima a las mujeres a ejercer un papel mucho más participativo dentro del entramado empresarial del sector agrario. En la actualidad no llega al 30% las mujeres que son titulares de las explotaciones agrarias a pesar de que su presencia es mayoritaria en otros escalones del tejido productivo (manipulación, personal de administración etc.) donde los puestos son ocupados mayoritariamente por mujeres. Y sin embargo apenas un 3,5% de mujeres participan en los consejos rectores y órganos de dirección de nuestras cooperativas, y sólo un 19% de las socias acuden a asambleas y reuniones, se trata de cifras que no reflejan el papel real que las mujeres están desempeñando en este sector. No obstante también es necesario señalar cómo cada vez son más las emprendedoras, las que dirigen o están a la cabeza de pequeñas y medianas empresas del sector agroalimentario, aproximadamente el 54% de las empresas autónomas del ámbito rural están lideradas por mujeres, contribuyendo además a dinamizar nuestro medio rural. Y así en AMFAR lo hemos podido constatar en los estudios y proyectos elaborados por la asociación en los últimos años donde el empleo y el emprendimiento han atraído a mujeres de todas las edades y sectores productivos. Por lo tanto es necesario promover un cambio y motivar a las mujeres a decidir, gestionar y participar en sus empresas. Estamos ante un colectivo de especial interés para garantizar la competitividad y el desarrollo de nuestras explotaciones y empresas y por eso en una efeméride como la que se celebra el 8 de marzo, desde AMFAR queremos apostar decididamente por la participación voluntaria y activa de la mujer en el sector agrario, ya que si conseguimos este cambio de tendencia, por otro lado muy necesario, estaremos ante empresas dinámicas, competitivas y responsables lo que redundará seguro en un beneficio para todos.
LEER MÁS
Imagen Colaborador
Un paso más para sacar a la luz a las mujeres rurales
08/08/2011 ADORACIóN BLANQUE (Presidenta de AMFAR Almería)
Ha costado pero al final ya tenemos el famoso Decreto de Titularidad compartida de las explotaciones, reivindicación histórica de las mujeres y sin duda una de las grandes novedades de los últimos meses en lo que a avances de la mujer rural se refiere. En nuestro país somos más de 5 millones las mujeres las que vivimos en el medio rural, y que hemos venido reclamando la necesidad de contar con derechos históricos que permitan mejorar la independencia de la mujer y que vengan a reconocer en parte todo el trabajo que hemos realizado a lo largo de nuestra vida. Desde AMFAR, valoramos que al final este Decreto se haya aprobado, y que traerá sin duda algo más de luz al trabajo de todas estas mujeres. Como representantes de la mujer rural AMFAR, ha participado activamente en la elaboración de esta Ley que nace con el noble objetivo de equiparar legalmente a la mujer que trabaja en una explotación agraria respecto a su cónyuge. Sin embargo, desde AMFAR-Almería consideramos que se podría haber avanzado aún más y tener mayor flexibilidad cuando de constituir una explotación compartida se trate, así, desde AMFAR hemos solicitado que todas las explotaciones compartidas o que se acojan a la titularidad compartida sean consideradas como prioritarias, y por supuesto dar este reconocimiento a las explotaciones que sean dirigidas por mujeres. Para AMFAR el reconocimiento de estos derechos no deben verse mermados por el hecho de que el cónyuge sea “agricultor a título principal” o por el cumplimiento de los requisitos de explotación prioritaria. Recordemos que uno de los hándicap a los que nos enfrentamos es a la excesiva masculinización del sector agrario en todos sus niveles y la necesidad de fomentar la participación y el acceso de la mujer a explotaciones y empresas del sector. Lamentablemente son muchos los pasos que aún tenemos que dar hasta conseguir el mismo nivel de igualdad o de participación que se dan en otros sectores, y por eso consideramos que esta Ley debía procurar además fomentar la incorporación de la mujer a la empresa agraria. Las mujeres del medio rural no sólo necesitan reconocimiento social y laboral para poder salir de la oscuridad en la que han vivido, y en la que siguen viviendo, y ganar así en derechos derivados del trabajo que se realiza a diario en las explotaciones familiares como cualquier otro empresario o trabajador, sino que además debe trabajarse por el cambio en la forma de vida de la mujer apostando por su formación, su independencia y el acceso a servicios fundamentales. Desde AMFAR, valoramos positivamente este avance que llevamos años esperando, y animamos a nuestra Administración a seguir en la senda para conseguir que se frene el despoblamiento de las zonas rurales y el otro gran problema del sector: la falta de relevo generacional para ello se había solicitado que no se pusieran límites de edad para que las mujeres pudieran acogerse a la cotitularidad, y por ejemplo que se permitiese a las mujeres mayores de 50 años acceder a la titularidad compartida, de forma que se les permitiese obtener todas las prestaciones sociales y se tuviese en cuenta las cotizaciones realizadas para obtener una pensión contributiva de cara a la jubilación. Otro aspecto importante de las reivindicaciones de AMFAR es el hecho de permitir que las cotitulares pudieran serlo cotizando a la Seguridad Social no sólo por cuenta propia, sino también por cuenta ajena pudiendo trabajar en su propia explotación, como hacen en la actualidad, pero ganando en reconocimiento y en derechos, medida esta que también ha quedado en el tintero. Por ello insisto, con este Decreto no está todo hecho sino que hemos iniciado un cambio muy importante que debe ir acompañado de un cambio en la cultura del medio rural, contando con la aportación y la participación de las mujeres dentro del sector agrícola y ganadero y para ello la Administración debe fomentar y flexibilizar su acceso.
LEER MÁS
Imagen Colaborador
Es hora de seguir con el cambio
18/10/2010 ADORACIóN BLANQUE (Presidenta de AMFAR Almería)
Como cada 15 de octubre, Día Internacional de la Mujer Rural, debemos dedicar tiempo para reflexionar y sacar a la luz a las más de 5 millones de mujeres que viven y trabajan en el medio rural. Hoy, más que nunca, las mujeres del campo tenemos la oportunidad de captar la atención social antes de volver a sucumbir en el olvido general. Son varias las cuestiones que me asaltan cuando analizo la vida de nuestras zonas rurales y la posición que en ellas ocupan las mujeres. ¿Qué esperan las mujeres rurales? ¿Cuáles son sus principales carencias y necesidades? ¿Se sienten satisfechas? ¿Comprendidas y escuchadas? Las interrogantes para todos aquellos que viven fuera del medio rural pueden resultarles poco interesantes, tópicos pero el silencio en el que estas mujeres han estado viviendo todos estos años hace necesario un mayor estudio de cuál es la situación actual de la vida en el medio rural, y qué importancia tienen las mujeres en su futuro. Hoy, Día Internacional de la Mujer Rural, desde AMFAR-Almería queremos expresar que el abandono que estas mujeres sufren por parte de las Administraciones repercuten en la escasez de servicios, de oportunidades y por tanto motiva a las más jóvenes al abandono de estos núcleos, que desiertos de mujeres se ven abocados a la muerte. Y es que la mujer, como centro de la vida en el hogar y en las pequeñas explotaciones familiares tiene una función básica de cohesión y mantenimiento de la vida en el medio rural que no se ve reconocida, ni valorada y lo que es peor, corre el serio riesgo de caer en el olvido. No olvidemos que sigue en el aire el desarrollo del Decreto de co-titularidad, que las mujeres que se dedican al trabajo en las explotaciones agrarias se ven aún sin posibilidad de acceder a las prestaciones sociales, que muchas de ellas desconocen las diferentes herramientas disponible para llevar a cabo proyectos de innovación, que las mujeres de los núcleos más pequeños siguen a años luz respecto a las oportunidades de formación y acceso a la información que tienen las mujeres de los núcleos urbanos, que esta diferencia es aún mayor con las mujeres de mayor edad. Nos queda por tanto un largo camino que recorrer en este sentido. Lógicamente la difícil situación económica que padecemos actualmente no ha hecho sino empeorar la situación, la restricción de incentivos y ayudas abocan al letargo a las iniciativas y proyectos pendientes de poner en marcha. Estas mujeres vuelven a dirigirse a la casilla de salida a la espera de que vuelvan las oportunidades. Pero un dato positivo es que cada vez con mayor medida la mujer del medio rural está más informada, mejor formada y con la valentía necesaria para poner en marcha su propio proyecto empresarial y en esta línea es en la que AMFAR-Almería está trabajando en estos últimos meses para garantizar un mejor futuro a estas mujeres y también a los municipios más alejados de las zonas urbanas. Pero primero hemos de conocer y acercarnos a la realidad de estas mujeres para entender sus necesidades y analizar las posibilidades existentes para promover la mayor independencia de la mujer, para ir aportando en igual medida que el hombre el fruto de su trabajo al hogar, a la explotación familiar y al futuro de las zonas rurales. Para ello desde AMFAR-Almería hemos realizado un estudio sobre la mujer rural en nuestra provincia, prestando especial atención a las posibilidades que tienen para incorporarse al mercado laboral cuyas conclusiones y resultados haremos públicos en próximos días. En este 15 de octubre, queremos recordar también a todas esas mujeres que llevan años trabajando en silencio, dedicadas en cuerpo y alma a la familia, al cuidado de los hijos y del hogar, que son también artífices de la revolución social en nuestros pueblos, permitiendo a sus hijas y a sus nietas el poder acceder a una mejor educación para garantizarles un futuro mejor. Estoy segura de que todas ellas se sienten orgullosas por el trabajo y el esfuerzo realizado pues iniciaron un camino que las nuevas generaciones tienen que seguir creando. Feliz día a todas.
LEER MÁS